¡Tu salud es lo primero!

ESGUINCE DE TOBILLO

en Tratamientos | 0 comentarios

El esguince de tobillo es de las lesiones más comunes en la sociedad, se estima que cada día se produce 1 lesión ligamentosa de tobillo por inversión por cada 10.000 habitantes.

Un esguince de tobillo es un desgarre parcial o total de los ligamentos, las bandas fuertes de tejido que cruzan las articulaciones y conectan los huesos entre sí, que soportan el tobillo esguince
al realizar un movimiento denominado de inversión del pie.

El ligamento sirve como estabilizador de una articulación, en este caso el tobillo se tuerce hacia un lado u otro produciéndose una rotura de ligamentos o esguince, señala Santos. El mecanismo típico de la lesión se produce por inversión tras una caída o torcedura repentina del tobillo, como por ejemplo, pisar en una superficie irregular o en un hoyo, un mal paso al correr, saltar o aumentar o disminuir el paso o realizando ejercicio o practicar deportes.

Los síntomas más comunes son la impotencia para caminar, dolor local, hinchazón de la articulación y moretones alrededor del tobillo. El dolor empeora al caminar, estar de pie, presionar en el área dolorida o mover el tobillo hacia adentro.

Si creemos padecer un esguince el fisioterapeuta aconseja:

1. Tratar de no caminar ni apoyar con el pie afectado si creemos que podemos sufrir un esguince de tobillo

2. Aplicar frío: debemos conseguir una bolsa de hielo para aplicarlo de inmediato en la zona con el fin de evitar un mayor derrame e hinchazón. “Si estamos en casa hay soluciones como la bolsa de gel frío o la bolsa de guisantes congelados”, apunta el fisioterapeuta.

“Lo ideal es que sea hielo picado porque en cubitos puede llegar a quemar por congelación, por tanto no debemos aplicar el frío directamente sino con un tela o paño para poder aguantar la aplicación”, aclara.

3. Elevar la zona mientras estamos en reposo para ayudar a que la hinchazón no aumente en nuestra articulación sin embargo Santos advierte que no sirve estar sentado con el pie encima de una silla.

“Lo mejor es estar tumbados y poner la articulación por encima de nuestro tronco para ayudar realmente a drenar nuestra articulación tumefacta”, apunta el fisioterapeuta.

4. Es importante tratar el esguince y no esperar a que se ‘cure’ solo: es necesario ir al médico cuanto antes para confirmar el tipo de esguince que sufrimos y descartar lesiones asociadas que compliquen nuestra recuperación, como puedan ser desgarros o rotura del ligamento, arrancamiento o fisuras óseas.

Publicar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares
Share This