¡Tu salud es lo primero!

Epicondilitis – Codo de tenista

en Tratamientos | 0 comentarios

La epicondilitis, también conocida como codo de tenista, consiste en una inflamación de la inserción proximal de la musculatura epicondílea (musculatura extensora de la muñeca).

Se presenta como un dolor en la cara externa del codo, que se puede irradiar hacia brazo o mano, y se produce por un uso excesivo o movimientos repetitivos de extensión de codEPICONDILITIS 2o o muñeca.

Aunque es una patología característica de los tenistas debido al gesto repetitivo del brazo, cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos repetidos de antebrazo, codo y muñeca es susceptible de sufrirla.

Existen varios test fáciles de realizar que si dan positivo, es decir, si aparece dolor, son indicativas de epicondilitis:

  • Chair Test: con el codo en extensión y el antebrazo en pronación, se le pide al paciente que levante una silla.
  • Prueba de Thomson: en la misma posición que el anterior, y con el puño cerrado, se le pide al paciente que haga extensión de muñeca y el fisioterapeuta la resiste.
  • Prueba de Mill: codo en flexión y antebrazo en pronación. El paciente intenta supinar y el fisioterapeuta lo resite.

El tratamiento de fisioterapia de la epicondilitis consiste en la aplicación de una serie de técnicas destinadas aaliviar el dolor y conseguir una readaptación funcional de la musculatura. Para ello se puede aplicar:

  • Maniobras de masoterapia para relajar la musculatura
  • Masaje transverso profundo
  • Ultrasonidos
  • Láser
  • Estiramientos de la musculatura epicondílea.
  • Crioterapia en la inserción tendinosa para aliviar el dolor. Es recomendable aplicarla al final de la sesión por la acción analgésica del hielo.

Además de estas técnicas, el paciente debe realizar un reposo relativo de la extremidad para conseguir una recuperación más rápida. Posteriormente, se deben realizar ejercicios de potenciación de la musculatura para evitar futuras recaidas.

Además, se debe analizar también los factores etiológicos, con el fin de modificar aquellas actividades que puedan ser causantes de la epicondilitis.

Publicar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares
Share This